¿Quieres tener éxito?

Pues acelera el proceso encontrando la raíz del fracaso.

Y para eso entiende que la raíz de todos tus fracasos proviene de algo que la mayoría nunca se da cuenta:

POR PENSAR A CORTO PLAZO.

Piensa como un estratega. Tienes que planificar a muchos años vista. (La mayoría no planifica ni a más de un día vista). Algunos piensan a una semana vista, otras piensan a un mes vista… Y algunos buenos estrategas a un año. Pero tú debes hacer algo diferente.

Debes pensar a largo plazo, pero no un año, ni a cinco.

Sino 50 años.

Intenta pensar a 50 años vista.

¿Dónde estarás dentro de 50 años?

¿Cómo será tu casa, tu coche, tu carrera?

¿Qué serás?

¿Con qué persona estarás?

¿Cómo será tu día a día?

Primero tienes que visualizar lo que quieres. Primero el imperio en tu mente. Esta expresión viene de Theodore Roosevelt que acuñó el término en 1899. Y sabía de lo que hablaba porque llegó a ser presidente de EEUU.

2022 Blogposts suscribirse ES

Por tanto, visualiza todo lo que puedas a largo plazo. Sin miedo. Planifica a 50 años con todo detalle.

¿Quién estará contigo?

¿Qué carrera vas a tener?

¿Qué horario tendría tu día ideal?

Planifica todo. incluso el color de tu coche o de tu casa. Todos los detalles ayudan. Cada minuto que inviertas pensando sólo tendrás beneficios. Y así conseguirás programar tu mente subconsciente.

Y para planificar bien haz esto primero: imagina que ahora tienes 90 años.

Si te imaginaras que tienes 90 años, ¿qué te arrepentirías de no haber hecho?

-¿En qué proyectos habrías invertido más tiempo, en qué proyectos menos?

-¿Con qué persona habrías pasado más tiempo?

-¿Con qué persona habría pasado menos tiempo?

Esto es importante, porque verás que ahora estás haciendo cosas que no necesitas hacer. Si no te preguntas esto, seguirás como ahora.

“Cuando tenga más tiempo, haré esto. Cuando tenga más dinero o más energía, haré lo otro.” No, no habrá un momento mejor que el actual. Estás a tiempo de cambiar tu vida. Pero empieza hoy. Recuerda que no hay un momento mejor que el actual. Piensa esto y superarás cualquier adversidad.

Mañana no tendrás más dinero, tiempo, o energía. Dentro de un año quizás tengas más dinero. Pero no más tiempo ni más energía. Así que para no fracasar actúa… AHORA.

El momento de hacer las cosas es ahora. Así que un buen ejercicio será pensar siempre: “¡Tengo 90 años! Tengo que darme prisa.” Lo que te arrepientes de no haber hecho te empujará a hacer las cosas que sabes que estás postergando.

Una vez que hagas este ejercicio verás dos cosas:

1. Que debes trabajar en lo que te gusta. Verás que la única manera de actuar rápido y de hacer grandes cosas, es trabajando en tu pasión, porque necesitas trabajar en tus puntos fuertes. Si te gusta la música, trabaja en algo con música. Haz un negocio en torno a ello.

2. La segunda es que el mejor momento es ahora. Que no puedes esperar a tener más dinero, más energía, ni mejores contactos. El mejor momento es ahora. Entonces verás que nadie te salvará. Tu familia puede ser estupenda, pero no te salvará. Tus amigos tampoco te salvarán. Sólo tú. Y el momento es ahora.

Estamos muy influenciados por las películas en las que el héroe, en el último momento de la última escena de la película, gana. Es muy estético. En el último segundo, ataca y gana. Nos encanta esa subida emocional.

Pero la vida real no funciona así.

No eres el héroe de la película. En la vida real tienes que actuar ahora.

Sin dinero…

Con baja energía…

Con malos amigos…

Pero ahora es el momento. ¿Te imaginas a Einstein diciendo “Mañana trabajaré en esto de la relatividad y hoy descansaré”?

No, no es así.

La energía, el dinero y el tiempo llegarán. Pero para eso empieza ahora. ¿De verdad, a qué esperas?

¡Ahora!

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.